Más de 5.000 enfermos renales esperan por un órgano

Al cumplirse un año de la suspensión del Programa de Trasplantes a través de la Fundación Venezolana de Donaciones de Órganos, Tejidos y Células, adjunto al Ministerio de Salud, más de 5.000 pacientes, de 17.000 que sobreviven con diálisis, están a la espera de un riñón.

La principal razón que llevó al cierre del programa fue la falta de inmunosupresores, que son responsabilidad del IVSS y que los afectados deben consumir a diario de por vida, a fin de evitar que el cuerpo, naturalmente, rechace el órgano.

“Para reactivar el programa hay que empezar por el abastecimiento de inmunosupresores, pero antes debemos salvar los órganos de los 3.500 pacientes trasplantados”, dijo Lucila Velutini, miembro de la junta directiva de la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela, ONG que estuvo encargada del programa hasta 2014.

La aguda escasez de medicamentos antirrechazo ha cobrado la vida de ocho personas trasplantadas desde el pasado mes de noviembre: José Herrera, Jesús Rondón, Ángel Sánchez, María Margarita Sánchez, Luz Marina Martínez, Marta Solórzano, Belkys Solórzano y Yamilexi Reyes, informó Velutini.

Luego del trasplante. Quienes corrieron con la suerte de recibir el órgano padecen otro calvario: conseguir los inmunosupresores que desde hace meses el IVSS no suministra regularmente.

Carlisbeth Falcón, de 11 años de edad, fue de las primeras beneficiarias en 2016, cuando Fundavene, luego de 10 meses paralizada, reactivó el programa. Desde entonces ha luchado por consumir los medicamentos correctamente a pesar de la escasez.

“A raíz de las protestas, algunas personas se han ofrecido a ayudarnos a través de donaciones. Pero cuando se acaben los medicamentos, ¿qué haremos? Es una gran angustia la que vivimos”, manifestó el padre de la joven, Carlos Falcón.

La adolescente hace 2 meses interrumpió su consumo por 48 horas y eso le ocasionó lesiones en el órgano, aseguraron sus médicos. Vómitos, diarrea y malestar son algunos de los síntomas que aún persisten en ocasiones.

“No sabemos hasta cuándo le durará el riñón; debemos prepararnos porque su órgano ha sufrido. No la vemos bien a ella”, expresó el padre.

La paciente reside en Sanare, estado Lara, pero sus consultas médicas mensuales son en el Hospital J. M. de los Ríos. Para trasladarse a la capital en cada ocasión, su familia debe reunir al menos 6 millones de bolívares en efectivo para realizar las diligencias en la ciudad.

Además, desde el pasado 5 de abril la oficina de Atención al Ciudadano del Ministerio de Salud en este centro, suspendió la ayuda que brindaba a los padres y enfermos del interior del país, que consistía en servicio de alimentación, hospedaje y pago de exámenes médicos.

“Cada paciente trasplantado debe realizarse una serie de exámenes para comprobar que el órgano está funcionando correctamente. Todo eso debemos pagarlo nosotros y es muy costoso. Es otro problema que se añade a esta triste historia. Pedimos a gritos auxilio”, expresó Falcón.

Dato

Las organizaciones Codevida, Prepara Familia y Amigos Trasplantados de Venezuela convocaron a una concentración el próximo martes 5 de junio en la sede del Ministerio de Salud, a las 10:00 am, en protesta porque el Programa de Trasplantes de órganos en el país tiene un año paralizado. La manifestación se hará la víspera del Día Mundial de las Personas Trasplantadas, que se celebra el 6 de junio.

Sin respuesta

Fundavene, con oficina en el Ministerio de Salud, no respondió a la pregunta de cuándo se reactivaría el Programa de Trasplantes. Su presidente, Rosa George, única autorizada para informar al respecto, no atendió solicitudes de entrevistas en todo el día de ayer. Además, la ONTV ha intentado comunicarse desde el mes de diciembre pasado sin recibir respuesta.


“No sabemos hasta cuándo le durará el riñón; debemos prepararnos porque su órgano ha sufrido. No la vemos bien a ella”, Carlos Falcón, padre de paciente trasplantado.

Fuente: El Nacional