OVP: “En lugar de transformar a Yare en una universidad deberían garantizar DDHH de los reos”

Caracas.- El director de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado, reaccionó ante la decisión del Gobierno nacional de convertir la cárcel de Yare en una Universidad de Ciencias Políticas. El representante de la ONG considera que en estos momentos la prioridad no es construir una universidad, sino garantizar el respeto a los derechos humanos de los reos.

“Lo prioritario es que hay ciudades donde cerraron cárceles y su sistema de justicia es un caos. No tienen asistencia médica, los presos están comiendo ratas. Lo primero que deben hacer es respetar los derechos humanos de las personas detenidas y dejen esos sueños para otras oportunidades”, dijo Prado en declaraciones ofrecidas a la periodista Ana Vaccarrella en Unión Radio.

El vocero de la ONG criticó que el Gobierno nacional se haya dado a la tarea de cerrar cárceles en el país, pero luego no les garantiza a los reos espacios dignos de reclusión en los que puedan ser preparados para volver a la sociedad. Asimismo denunció que en los centros penitenciarios de Venezuela antes había núcleos de las universidades más importantes del país, donde los reos estudiaban Contaduría, Administración y otras carreras, pero estos programas han sido cerrados por el propio Gobierno.

De concretarse el cierre de Yare y su transformación en una universidad, Prado se preguntó a donde se llevarán la población carcelaria y recordó que la mayoría de los reclusos de Yare son de Caracas, porque cuando eliminaron la Planta a la gran mayoría los llevaron a Miranda (Yare) y a El Rodeo. “Mi pregunta es, ¿a dónde los van a llevar? En el caso de Tocorón, está demasiado hacinado, tiene más de  ocho mil presos; y la Penitenciaria General de Venezuela como encontraron fosas comunes la cerraron”, recordó.

La cárcel de Yare tiene una población de 1.700 reos. Prado dijo que en Venezuela, en términos generales, en los centros penitenciarios hay hacinamiento y que esta situación se repite en los espacios que deberían ser centros de reclusión preventivos como las policías regionales y municipales y los calabozos del Cicpc. “Los reos tienen las piernas como unas mortadelas porque deben dormir parados, sentados o con las sábanas amarradas a los barrotes. Eso es lo que debería atender el Gobierno nacional, eso sí es prioridad, respetar los derechos humanos”, reiteró.

Con audio de Unión Radio

Fuente: http://elpitazo.info/