Sectores de Paraguaná tienen más de 40 días sin agua

Paraguaná.- La falta de agua en la península de Paraguaná ya supera los 40 días, por lo que se ha convertido en costumbre ver familias enteras con carretas improvisadas caminando por las principales avenidas de Punto Fijo para buscar agua en cualquier lugar.

Jesús Rivas vive en Las Salinetas de Las Piedras. No recuerda cuándo fue la última vez que le llegó el agua por tuberías, lo que sabe es que todos los días debe caminar como 2 kilómetros para poder buscar botellones de agua de la planta desalinizadora que está instalada en la comunidad.

En la mañana, buscar el agua se convierte en la primera tarea. Con un bidón de 20 litros, baja a Las Piedras y camina hasta la planta desalinizadora ubicada en el sector Barrio Nuevo. Al llegar, descansa los pies en la cola para llenar de la manguera donde la mayoría de habitantes se organizan por orden de llegada para abastecerse.

“Muchos vienen con coches, otros con carretas hechas por ellos mismos, mientras que otros como yo, solo venimos con un botellón. A mí la espalda no me da para más, si subo este botellón no puedo regresar hasta la tarde. Nosotros nos estamos tomando esa agua porque no queda de otra, no hay plata para comprar”, comentó Rivas a El Pitazo.

Aunque la vida de Rivas se reduce en ir dos veces al día a buscar agua, cree que los paraguaneros merecen el agua por tuberías. “Nosotros no podemos vivir toda la vida en este problema, vemos como los camiones cisternas privados se llenan con el agua de la desalinizadora que fue creada para los habitantes de Las Piedras, mientras nosotros estamos secos”.

José Ventura vive la misma falta de agua, sólo que en el sector Universitario no hay planta desalinizadora, sino que tiene que caminar por una hora y 20 minutos para llegar a una ruptura de la tubería madre que está ubicada a unos 3 kilómetros de su casa.

Junto a su hija y sus dos nietos, llenan una carretilla con muchos potes con tapa y varias bolsas para evitar que se derramen por el camino y emprende el largo camino que aprovechan para contar historias en aras de no sentir que es un oficio obligado.

“Salimos de la casa con todos los potes posibles que encontramos, los llenamos y después vemos como los traemos a la casa. Es muy difícil estar sin agua y no nos queda de otra que salir a buscarla donde haya”, contó Ventura.

Ventura vive en una casa junto a su madre que está encamada, una hermana en sillas de ruedas, sus tres hijos y tres nietos, por ello hace lo posible por buscar el agua para poder, al menos, cocinar. “En la casa hace más de 40 días que no llega el agua, cuando llega aprovechamos para llenar todo, sin embargo no alcanza, siempre se acaba antes que llegue. Aquí ya estamos acostumbrados a vivir así, no queda de otra que resolver”.

Pide a los organismos que traten de resolver el problema del agua en la Península que ya tiene mucho tiempo. “Nos ofrecieron agua del Acueducto Bolivariano y eso nunca llegó”.

Colas por doquier

Por las principales avenidas de Punto Fijo, se ven las personas transitando con todo tipo de envases para acudir a las tomas clandestinas, incluso rupturas de las tuberías que los mismos habitantes han hecho para poder abastecerse del vital líquido.

Un ejemplo de ello se ve en el cementerio de Santa Elena, donde es mayor la cola de personas para tomar agua de una llave que siempre está abierta, que para visitar a un muerto. Hasta altas horas de la noche, familias enteras en distintos tipos de carros acuden al cementerio para abastecerse.

Grandes sacrificios hacen los paraguaneros para poder abastecerse. Foto: Irene Revilla

Carlos Duarte es habitante de Guanadito, un camión cisterna le cobra 70 millones para llenarle el tanque de su casa, dinero que no puede conseguir, por ello acude cada vez que llega del trabajo a la toma del cementerio para poder llevar agua para bañarse y hacer la comida.

“En mi casa somos cuatro, rendimos el agua como usted no tiene idea, más nunca usamos una ducha, al menos que haya agua de la calle. Pero lo que recogemos no dura el tiempo que nos envían agua”.

Bajos niveles

Gregorio Capielo, gerente de Hidrofalcón, explicó que por los bajos niveles de agua que presenta el embalse Barrancas, ubicado en Colina, se ejecutaron acciones pertinentes para retomar el bombeo de agua a través del sistema El Falconiano, de los municipios Tocopero, Zamora y la Península de Paraguaná.

Agregó que realizan reparaciones en la interconexión de la tubería del trasvase del embalse de Hueque, hacia la planta de Barrancas, con lo cual se espera retomar, en las próximas horas, la distribución del vital líquido.

Fuente: http://elpitazo.info/